miércoles, 18 de junio de 2014

Cómo calcular la dosis de cloro para una piscina inflable

Quienes estén pensando en hacerse con una inflable para evitarse las tareas de mantenimiento que implica una piscina, es mejor que vayan olvidándolo. Porque, salvo en los casos de modelos de muy pequeñas dimensiones, esas que se usan para refrescar a los bebés, el resto de estas piscinas necesitan unas mínimas medidas de mantenimiento del agua, bastante similares a las de obra.
Eso sí, con algunas diferencias. Es cierto que por grandes que sean, las piletas inflables no suelen contener el volumen de agua que una piscina convencional. Por lo tanto, es evidente que las dosis de cloro tendrán que ser proporcionales a la cantidad de agua. También es importante que se adquieran siempre productos específicos para inflables, sino se corre el riesgo de dañar de forma seria el material del que están fabricadas.

Uno de los mejores aliados con los que contamos para ese mantenimiento del agua libre de bacterias y partículas contaminantes son los medidores de nivel de cloro. Porque, lo más importante es mantener la medida adecuada para garantizar la higiene, sin sobrepasarla ya que podría resultar peligrosa para la salud de los bañistas. Estas mediciones se deben hacer por la mañana, antes de iniciar los baños y por la noche, para asegurarnos que hay el suficiente cloro para que actúe durante la noche.

Las proporciones suelen indicarlas los fabricantes en el envase de cada producto. También podemos optar por usar un cloro blanqueador para el hogar, buscando uno sin olor. En este caso, hablamos de un cuarto de taza por 500 galones de agua.