viernes, 16 de enero de 2015

El color adecuado para tu piscina



El color para la piscina es una de las dudas más comunes a la hora de elegirla, ya que es algo que estará ahí por un largo tiempo y deberás estar seguro antes de decidir.

Te damos unos tips para que sepas un poco más y puedas tomar la mejor decisión:


COLORES OSCUROS  o CLAROS:
La decoloración producida por el paso del tiempo y los factores climáticos será menos evidente en piscinas de color claro, aunque la decoloración varia en diferentes materiales, por ejemplo, la decoloración suele ser más apreciable en materiales basados en PVC, fibras o polivinilos tipo liner, que en materiales cerámicos o revestimientos.

COLORES LISOS o ESTAMPADOS:
Cuanto más uniforme sea la tonalidad del vaso de la piscina, mayor sensación de espacio dará. Como contrapartida, en las superficies de colores uniformes cuando hay un poco de suciedad en la piscina, se nota rápidamente.

COLORES CLÁSICOS o INNOVADORES:
Los clásicos azul y verde están poco a poco cediendo paso a otras alternativas. Algunas de ellas son las tonalidades en la gama de colores arena, blancos, grises.

COLORES RELAJANTES o REFRESCANTES:
Está demostrado que los colores de tonalidades claras dan la sensación de relajación, y esto se traduce en largas estadías en la piscina. Por otra parte, los colores azules dan la idea de refrescante, y esto impulsa al bañista a entrar y salir con más frecuencia buscando esa sensación.

Dejando de lado estos detalles, el color de la piscina dependerá mucho de la utilización que se le piense dar. No será igual para un hotel, un resort, un spa, una vivienda particular, para niños, para gente mayor, en una zona con poca o excesiva luz, etc.

Deberás evaluar todos estos puntos en conjunto para hacer una buena elección.