viernes, 16 de enero de 2015

Piscinas naturales y ecológicas

Las piscinas convencionales dominan el mercado. No es nada fácil compatibilizar estas construcciones, de apariencia tan artificial, con el resto del jardín. Decimos que una piscina es ecológica cuando no tiene productos químicos, ni cloro ni sal, solamente agua natural.
En esta piscina las plantas y peces se encargan de mantener el agua limpia y trasparente.

Su parecido a un estanque es lo que hace este elemento atractivo, especialmente para las personas que les gusta el ambiente natural.

Generalmente la decoración de estas piscinas son las plantas acuáticas. Las ventajas de estas plantas es que proporcionan el crecimiento de forma acelerada de ciertos microorganismos que eliminan las bacterias y mantienen la piscina limpia.

Características generales de una piscina natural:

•    Es sistema de depuración natural para conservar la calidad del agua en vez de recurrir a productos químicos.
•    Es una mezcla de estanque y piscina y además es enriquecedora para cualquier tipo de jardín.
•    Evita problemas de irritación de piel, mucosas y ojos producto de los químicos.
•    Con una piscina natural no solo posees un lugar para refrescarte y bañarte, has fundado un ecosistema en tu patio.

La principal ventaja es la de poder nadar en aguas que no tienen productos químicos. El coste de una laguna de este tipo viene a ser similar al de una piscina normal, no así el gasto en mantenimiento, que es menor.

El secreto de una piscina natural está en que la depuración del agua la hacen las plantas. Es una regulación biológica, pero en su diseño es preciso hacer una distinción entre la zona de baño (con mayor profundidad), y el área en la que se encuentran las plantas acuáticas. En las instalaciones de estos ecosistemas se hace imprescindible el conocimiento de la relación entre agua, flora, y fauna, pues es vital garantizar la aparición de los microorganismos necesarios para mantener el equilibrio en el agua.